Categorías
Noticias

Cosas que usamos pero que desaparecerán

Las hombreras son cosa del pasado, al igual que los pantalones campana y como la vida es así, irremediablemente, muchos objetos que en la actualidad utilizamos, dentro de tan solo unos años habrán caído en el olvido y nadie se acordará de ellos. Recuerda, al fin y al cabo, que los discman fueron hace no tanto algo más que reliquias.

La revista ‘Best Life‘ ha predecido cuáles de los objetos que forman parte de nuestro día a día no serán, en un futuro no muy lejano, nada más que bellos recuerdos. Nosotros te dejamos aquí algunos de ellos, para que te sientas como Nostradamus cuando desaparezcan y puedas decir, atusándote las barbas, que ya lo sabías. Nada permanece, todo es efímero.

Tarjetas de crédito y débito

Lo habrás oído en más de una ocasión. Junto a tu DNI y el carnet de conducir, son de las cosas más importantes que guardas en la cartera. Sin embargo, podrían estar destinadas a desaparecer. En un futuro tan cercano que ya está aquí, (seguro que conoces muchas personas que ya lo hacen), el pago digital dominará el mundo frente al físico.

Son más seguros y, además, más cómodos, pues no hay nada que cargar, perder, o meter en ningún lado. Ve, por tanto, diciéndole adiós a tu vieja tarjeta que tanto te ha acompañado a lo largo de tu vida, pues la transición ya está en marcha.

Teléfonos inteligentes

Algunas personas en la actualidad preferirían que les cortaran un brazo antes de tener que prescindir de su teléfono móvil, y es normal porque, al fin y al cabo, se trata de un ordenador en miniatura donde guardas muchas cosas importantes. Ya sea para hacer fotos, hablar con amigos y familia, pedir comida o mirar las noticias, todo lo tienes ahí. Pero también son grandes, incómodos y tienden a perderse con excesiva facilidad, así que es posible que los teléfonos inteligentes del futuro no sean teléfonos en absoluto.

Según Andrew Moore-Crispin, director de Ting Mobile: «Los usuarios del futuro tendrán dispositivos en su cabeza o mano que les permitirá mantenerse conectados y realizar todas las tareas inconcebibles sin tener que presionar un botón«.

Llaves

Son pesadas, incómodas de copiar y fáciles de extraviar, (seguro que las pierdes al menos una vez a la semana). Por eso cada vez más personas están instalando cerraduras electrónicas que les permitirán deshacerse de sus llaves, pues solo tienes que bloquear y desbloquear tu puerta utilizando un teléfono inteligente (o lo que sea que exista en el futuro), y desde cualquier lugar.

Piensa que, al fin y al cabo, actualmente ni siquiera necesitas llaves para las habitaciones de los hoteles. Y Tesla cuenta con una aplicación que te permite desbloquear el coche y encenderlo utilizando un dispositivo móvil. Parece, por tanto, que los días de las llaves están contados.

Contraseñas

Si para 2040 todavía nos queda algo de privacidad, tenemos buenas noticias: probablemente no tengas que memorizar contraseñas o recordar si esa que pusiste ya la usaste en otra ocasión o no, porque son algo del pasado.

Los dinosaurios, el latín y la peste son cosa del pasado, al igual que los pantalones campana o las hombreras (esperemos que esos se queden para siempre en el olvido), y como la vida es así, irremediablemente, muchos objetos que en la actualidad utilizamos, dentro de tan solo unos años habrán caído en el olvido y nadie se acordará de ellos. Recuerda, al fin y al cabo, que los discman fueron hace no tanto algo más que reliquias.

La revista ‘Best Life’ ha predecido cuáles de los objetos que forman parte de nuestro día a día no serán, en un futuro no muy lejano, nada más que bellos recuerdos. Nosotros te dejamos aquí algunos de ellos, para que te sientas como Nostradamus cuando desaparezcan y puedas decir, atusándote las barbas, que ya lo sabías. Nada permanece, todo es efímero.

Tarjetas de crédito y débito

Lo habrás oído en más de una ocasión. Junto a tu DNI y el carnet de conducir, son de las cosas más importantes que guardas en la cartera. Sin embargo, podrían estar destinadas a desaparecer. En un futuro tan cercano que ya está aquí, (seguro que conoces muchas personas que ya lo hacen), el pago digital dominará el mundo frente al físico.

Son más seguros y, además, más cómodos, pues no hay nada que cargar, perder, o meter en ningún lado. Ve, por tanto, diciéndole adiós a tu vieja tarjeta que tanto te ha acompañado a lo largo de tu vida, pues la transición ya está en marcha.

Teléfonos inteligentes

Algunas personas en la actualidad preferirían que les cortaran un brazo antes de tener que prescindir de su teléfono móvil, y es normal porque, al fin y al cabo, se trata de un ordenador en miniatura donde guardas muchas cosas importantes. Ya sea para hacer fotos, hablar con amigos y familia, pedir comida o mirar las noticias, todo lo tienes ahí. Pero también son grandes, incómodos y tienden a perderse con excesiva facilidad, así que es posible que los teléfonos inteligentes del futuro no sean teléfonos en absoluto.

Según Andrew Moore-Crispin, director de Ting Mobile: «Los usuarios del futuro tendrán dispositivos en su cabeza o mano que les permitirá mantenerse conectados y realizar todas las tareas inconcebibles sin tener que presionar un botón«.

Llaves

Son pesadas, incómodas de copiar y fáciles de extraviar, (seguro que las pierdes al menos una vez a la semana). Por eso cada vez más personas están instalando cerraduras electrónicas que les permitirán deshacerse de sus llaves, pues solo tienes que bloquear y desbloquear tu puerta utilizando un teléfono inteligente (o lo que sea que exista en el futuro), y desde cualquier lugar.

Los usuarios del futuro podrán mantenerse conectados sin móviles y el pago digital se impondrá frente al físico

Piensa que, al fin y al cabo, actualmente ni siquiera necesitas llaves para las habitaciones de los hoteles. Y Tesla cuenta con una aplicación que te permite desbloquear el coche y encenderlo utilizando un dispositivo móvil. Parece, por tanto, que los días de las llaves están contados.

Contraseñas

Si para 2040 todavía nos queda algo de privacidad, tenemos buenas noticias: probablemente no tengas que memorizar contraseñas o recordar si esa que pusiste ya la usaste en otra ocasión o no, porque son algo del pasado.

«Los métodos actuales de autenticación de usuarios se están volviendo arcaicos y poco prácticos tanto para los consumidores como para las empresas», explica Shawn Keve, director de Simeio Solutions. «Comienzan a aparecer nuevas tecnologías que no requieren de contraseña y ayudarán a la administración, además de garantizar una mayor protección de datos personales y corporativos».

Bolsas de plástico

Greta Thunberg estará contenta. Las bolsas de plástico obstruyen las calles, aceras y océanos, pero cada vez más personas parecen concienciadas al respecto y acuden al supermercado con su propia bolsa reutilizable. Es por ello que (esperamos), de cara a un futuro más sostenible, la creciente urgencia de los llamados a la acción climática y el rápido desarrollo de alternativas plásticas auguren un futuro en que el plástico sea algo de la prehistoria.

Cajeros

Amazon es una nueva bola de cristal. Marca el comienzo de una nueva era tecnológica con la que ya no hará falta mantener contacto con los cajeros para poder comprar productos. En lugar de esperar en las colas y pagar a los cajeros, los clientes escanean sus móviles al llegar, recogen los artículos deseados y luego, simplemente, salen de la tienda y lo que han adquirido se carga automáticamente a su cuenta. Suena bien, ¿no?